La sintaxis de la imagen. D.A. Dondis

Karen Sinahid Esquivel Zaragoza

La sintaxis de la imagen

Carácter y contenido de la alfabetidad visual

La falsa dicotomía: bellas artes y artes aplicadas

La experiencia visual humana es fundamental en el aprendizaje para comprender el entorno y reaccionar ante él; la información visual es el registro más antiguo de la historia humana.

Necesidad de enfocar una manera nueva de la función no sólo del proceso sino también del visualizador en la sociedad. El mayor escollo para este esfuerzo es la clasificación de las artes visuales en artes aplicadas y bellas artes. En cualquier momento de la historia su definición cambia y altera pese a lo cual hay dos factores constantes de diferenciación: la utilidad y la estética.

La utilidad designa el diseño y fabricación de los objetos materiales y demostraciones que responden a necesidades básicas.

El sujeto puede dar una expresión individual y única en su trabajo y una expresión individual, implicación y participación.

La diferencia más mencionada entre lo utilitario y lo puramente artístico es el grado de motivación hacia la producción de lo bello. Este es el reino de la estética, la indagación de la naturaleza de la perfección sensorial, la experiencia de la belleza y posiblemente de la belleza artística.

Se le llama verdadera porque nos hace más conscientes de nuestra actividad mental. En otras palabras, incluso a este elevado nivel de evaluación, las artes visuales tienen cierta función o utilidad, pero la moda cambia al pasar el tiempo. Lo que se denomina arte puede cambiar con tanta rapidez como la gente emplea esa etiqueta. Cuestiones de la expresión subjetiva y función objetiva, y una vez más tiende a la asociación de la interpretación individual con la expresión creativa perteneciente a las bellas artes y la respuesta a la finalidad y el uso perteneciente a las artes aplicadas.

El impacto de la fotografía

El último bastión de la exclusividad del artista es una habilidad especial: la capacidad de dibujar, de reproducir el entorno tal como aparece. La cámara en todas sus formas ha acabado con ellos. Constituye el eslabón final de la capacidad innata de ver y la capacidad intrínseca de registrar, interpretar y expresar lo que vemos sin necesidad de tener una habilidad especial o un prolongado adiestramiento para efectuar el proceso. Hay pocas dudad de que en el estilo de su vida contemporáneo está profundamente influido por los cambios que le ha introducido la fotografía. En el impreso, el lenguaje es el elemento primordial y factores visuales como el marco físico, el formato y la ilustración, son secundarios.

La visión incluye algo más que el hecho físico de ver o de que nos muestre algo, es parte integrante el proceso de comunicación que engloba todas las consideraciones de las bellas artes, las artes aplicadas, la expresión subjetiva y la respuesta a un propósito funcional.

Conocimiento visual y lenguaje verbal

Visualizar es la capacidad de formar imágenes mentales. La evolución del lenguaje comenzó con imágenes, progreso a los pictográfos o viñetas autoexplicativas, pasó a las unidades fonéticas y finalmente al alfabeto.

El lenguaje ha ocupado una posición única en el aprendizaje humano, ha funcionado como medio de almacenamiento y transmisión de la información, como vehículo para el intercambio de ideas y como medio para que la mente humana pudiera conceptualizar.

Se considera el lenguaje como un medio de llegar a una forma de pensamiento superior a los modos visual y táctil. Sólo el lenguaje hablado evoluciona espontáneamente.

Alfabetidad visual

La existencia del lenguaje, modo de comunicación que tiene una estructura comparativamente muy bien organizadas, ejerce sin duda una fuerte presión sobre todos los que ocupan de la idea misma de la alfabetidad visual.

Todos los sistemas de símbolos son invención del hombre. Y los sistemas de símbolos que denominamos lenguajes son invenciones o refinamientos de lo que al otro tiempo fueron percepciones del objeto de una mentalidad basada en la imagen.

Si pretendemos la alfabetidad visual, hemos de identificar claramente y evitar un problema. En la alfabetidad verbal se espera que las personas educadas sean capaces de leer y escribir mucho antes de que se pueda aplicar valorativamente palabras como creativo.

Aceptamos que la alfabetidad verbal es operativa a muchos niveles, desde mensajes simples a formas artísticas cada vez más complejas.

Probablemente, esto no se debe tanto a un prejuicio como a la firme convicción de que es imposible el empleo de cualquier metodología o cualquier medio para alcanzar la alfabetidad visual. Sin embargo, la demanda de medios de estudio ha desbordado la capacidad de nuestras escuelas y facultades.

Existe una sintaxis visual. Existen líneas generales para la construcción de composiciones. Existen elementos básicos que pueden aprender y comprender todos los estudiantes de los medios audiovisuales, sean artistas o no, y que son susceptibles, junto con técnicas manipuladas, de utilizarse para crear claros mensajes visuales. El conocimiento de todos estos factores pueden llevar una comprensión más clara de la de los mensajes visuales.

El cómo vemos el mundo afecta casi siempre a lo que vemos. El control de la mente viene frecuentemente programado por las costumbres sociales. El entorno ejerce también un control profundo sobre nuestra manera de ver.

Existe un sistema visual perceptivo básico que todos los seres humanos compartimos, pero este sistema está sometido a variaciones que se refieren a temas estructurales básicos. La característica dominante de la sintaxis visual es su complejidad. Pero la complejidad no impide la definición.

Algunas características de los mensajes visuales

Los datos visuales presentan tres niveles distintivos e individuales: el imput visual que consiste en una miríada de sistemas de símbolos; e material visual representacional que reconocemos en el entorno y que es posible reproducir en el dibujo, la pintura, la escultura y el cine; la infraestructura abstracta, o forma de todo lo que vemos, ya sea natural o esté compuesto por efectos intencionados.

Existe un vasto mundo de símbolos que identifican acciones u organizaciones, estados de ánimo, direcciones; símbolos que van desde los que gran riqueza en detalles representacionales y los completamente abstractos y por tanto irrelacionados con la información reconocible de modo que deben ser aprendidos de la misma manera que nosotros aprendemos el lenguaje.

El nivel representacional de la inteligencia visual el gobernado intensamente por la experiencia directa que va más allá de la percepción. El último nivel de inteligencia visual es posiblemente el más difícil de descubrir, quizá sea, el último término, el más importante para el desarrollo de la alfabetidad visual.

En todos los estímulos visuales y todos los niveles de inteligencia visual, el significado no sólo recibe en los datos representacionales en la información ambiental o en los símbolos incluido el lenguaje, sino también en las fuerzas compositivas que existen o coexisten en la declaración visual fáctica. Cualquier acontecimiento visual es una forma con contenido, pero el contenido está intensamente influido por la significancia de las partes constituyentes, como el color, el tono, la textura, la dimensión, la porción y sus relaciones compositivas en el significado.

La caja de herramientas de todas las comunicaciones visuales son los elementos básicos, la fuente compositiva de cualquier clase de materiales y mensajes visuales o de cualquier clase de objetos y experiencias: el punto, o unidad visual mínima señalizador y marcador del espacio; la línea, el contorno, la dirección, el tono, el color, la dimensión y el movimiento.

Las técnicas son los agentes del proceso de comunicación visual; el carácter de una solución visual adquiere forma mediante su energía.

El carácter de los medios acentúa la necesidad de sus componentes visuales, la capacidad intelectual, fruto de su adiestramiento para hacer y comprender mensajes visuales, se está convirtiendo en una necesidad vital para el que quiera involucrarse en la comunicación es muy posible que la alfabetidad visual llegue a ser uno de los raseros fundamentales de la educación en el último tercio de nuestro ciclo.

Composición: los fundamentos sintácticos de la alfabetidad visual

Los resultados de las decisiones compositivas marcan el propósito del significado de la declaración visual y tiene fuetes implicaciones sobre lo que recibe el espectador.

En el lenguaje, la sintaxis significa la disposición ordenada de palabras en una forma y una ordenación apropiadas.

No existen reglas absolutas sino cierto grado de compresión de lo que ocurriría en los términos de significado si disponemos de las partes determinada maneras para obtener una organización y una orquestación de los medios visuales. Surgen de investigar el proceso de la percepción humana.

Percepción y comunicación visual

Creamos un diseño a partir de muchos colores, contornos, texturas, tonos y porciones relativas. Interrelacionamos activamente esos elementos; y pretendemos un significado. El resultado es la composición, la intención del artista, el fotógrafo o el diseñador. Es su imput.

El elemento más importante y necesario de la experiencia visual es de carácter tonal. Todos los demás elementos visuales se nos revelan mediante la luz, pero resultan secundarios respecto al elemento tono que es, de hecho, la luz o ausencia de la luz.

El resultado final es la verdadera declaración del artista. Pero el significado depende asimismo de la respuesta del espectador.

Las cosas visuales no son simplemente algo que por casualidad está allí. Son acontecimientos visuales, ocurrencias totales, acciones que llevan incorporada la reacción.

Equilibrio: es la referencia visual más fuerte y firme del hombre, su base consciente es inconsciente para la formulación de juicios visuales. En la expresión o interpretación visual este proceso de estabilización impone todas las cosas o vistas y planeadas en un eje vertical con un referente secundario horizontal; en los dos establecen los factores estructurales que miden el equilibrio. Este eje visual se denomina también eje sentido, lo cual expresa mejor la presencia no vista, dominadora del eje en el acto de ver.

Tensión: es el medio visual más eficaz para crear un efecto en respuesta al propósito del mensaje, efecto que tiene un potencial económico y directo en la transmisión de la información visual. La conexión entre la tensión relativa y el equilibrio relativo se pone sencillamente de manifiesto de cualquier forma regular. Este ejercicio de tensión no es bueno ni malo.

Nivelación y aguzamiento: armonía y estabilidad son polos de lo visualmente inesperado y de lo generador de tensiones en la composición. Estos opuestos se denominan en psicología nivelación y aguzamiento (leveling y sharpening).

La ambigüedad visual como la ambigüedad verbal no sólo oscurece la intensión compositiva, sino también el significado. El proceso de equilibramiento natural quedaría frenado, confundido y o que es más importante, irresuelto por culpa de la fraseología espacial del significado.

Preferencia por el ángulo inferir izquierdo: Aparte de estas influencias debidas a las relaciones elementales en el mapa estructural, la tensión visual puede maximizarse de otras dos maneras: el ojo favorece la zona inferir izquierda de cualquier campo visual. Este favoritismo para con la parte izquierda del campo visual puede estar influido por los hábitos occidentales de impresión y por el hecho de que aprendamos a leer de izquierda a derecha.

Atracción y agrupamiento: la fuerza de atracción en las relaciones visuales constituyen otro principio Gestalt de gran valor compositivo: la ley del agrupamiento que tiene dos niveles de significancia para el lenguaje visual. Los puntos armonizan y, por tanto, se atraen.

Elementos básicos de la comunicación visual

Dirección

Todos los contornos expresan tres direcciones básicas y fundamentales:
El cuadrado, el horizontal y el vertical.
El triángulo, la diagonal.
El círculo, la curva.

La referencia horizontal-vertical constituye la referencia primaria del hombre respecto a su bienestar y su maniobrabilidad no sólo tiene que ver con la relación entre el organismo humano y en el entorno, sino también con la estabilidad en todas las cuestiones visuales.

La dirección diagonal tiene una importancia grande como referencia directa a la idea de estabilidad. En la formulación opuesta, en la fuerza direccional más inestable y, en consecuencia, la formulación visual más provocada, su significado es amenazador y casi literalmente subversivo.

Los bordes en línea se usan para representar de modo aproximado o detallado, suelen aparecer en forma de yuxtaposición de tonos, de intensidades de oscuridad o claridad del objeto visto.

Las variaciones de luz, o sea el tono, constituyen el medio con el que distinguimos ópticamente la complicada información visual del entorno. Vemos lo oscuro porque está próximo o se superpone a lo claro y viceversa.

Entre la y la oscuridad de la naturaleza hay cientos de grados tonales distintos, pero en las artes gráficas y la fotografía esos grados están muy restringidos.

El tono de uno de los mejores instrumentos del que dispone el visualizador para indicar, expresar esa dimensión.

El valor tonal es otra manera de describir la luz. Gracias a él, y sólo a él, vemos.

Color

Mientras el tono está relacionado con aspectos de nuestra supervivencia y es, en consecuencia, esencial para el organismo humano, el color tiene una afinidad más intensa con las emociones.

El color está cargado de información y es una de las experiencias visuales más penetrantes que todos tenemos en común. Cada color tiene numerosos significados asociativos y simbólicos, por ello el color nos ofrece un enorme vocabulario de gran utilidad en la alfabetidad visual.

El color tiene tres dimensiones que pueden definirse y medirse. El matiz (hue) es el color mismo o croma, hay más de cien.

Cada matiz tiene características propias; los grupos o categorías de colores comparten efectos muy comunes. Hay tres matices primarios o elementales: amarillo, rojo, azul.

La segunda dimensión del color es la saturación, que se refiere a la pureza de un color respecto al gris. El color saturado es simple, casi primitivo, ha sido siempre el preferido de los artistas populares y los niños. Está compuesto de matices primarios y secundarios.

La tercera y última dimensión de color se refiere al brillo, que va de la luz a la oscuridad, es decir, al valor de las gradaciones tonales. El aumento y disminución de la saturación pone de relieve la constancia del tono y demuestra que el color y el tono coexisten en la percepción sin modificarse uno al otro.

La percepción del color tiene una gran fuerza y puede emplearse para expresar y reforzar la información visual. El color sólo tiene un significado universalmente compartido a través de la experiencia, sino que tiene también un valor independiente informativo a través de los significados que se le adscriben simbólicamente.

Textura

La textura es el elemento visual que sirve frecuentemente de doble de las cualidades del otro sentido, el tacto. Podemos apreciar y reconocerla ya sea mediante el tacto, ya mediante la vista, o mediante ambos sentidos.

La textura debería servir como experiencia sensitiva o enriquecedora.

Escala

Todos los elementos visuales tienen capacidad para modificar y definirse unos a otros. Este proceso es en sí mismo el elemento llamado escala. El color es brillante o apagado según la yuxtaposición de la misma manera de los valores tonales relativos sufren enormes modificaciones visuales según sea el tono que está junto o detrás de ellos.

La medición es parte integrante de la escala, pero no resulta crucial. Más importante la yuxtaposición lo que se coloca frente al objeto visual o al marco en el que está colocado.

Movimiento

El elemento visual del movimiento, como el de la dimensión, está presente en el modo visual con mucha más frecuencia de lo que se reconoce explícitamente. Pero el movimiento es probablemente una de las fuerzas visuales más predominantes en la experiencia humana.

Algunas propiedades de la persistencia de la visión pueden constituir la razón del uso incorrecto de la palabra movimiento con que se describen las tensiones y ritmos compositivos de los datos visuales cuando lo cierto es que estamos viendo al fijo e inmóvil.

Todos estos elementos, el punto, la línea, el contorno, la dirección, el tono, el color, la textura, la escala, la dimensión y el movimiento son componentes irreductibles de los movimientos visuales. Son ingredientes básicos que utilizamos para el desarrollo, pensamiento y la comunicación visuales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: